miércoles, 19 de enero de 2011

Divorcio


Por Dr. José Manuel González Rodríguez
Integrando la investigación científica occidental contemporánea y la milenaria sabiduría
de la medicina china tradicional
Terapia de pareja - Terapia sexual - Terapia de las adicciones - Terapias alternativas
Universidad del Norte de Barranquilla
Universidad Simón Bolívar de Barranquilla
Universidad Manuela Beltrán de Bogotá
Universidad del Valle de Guatemala
Hospital Mount Sinai de Miami Beach
Autor del “Método González”
Autor de más de 25 libros y cerca de 100 artículos en revistas especializadas.
Miembro del Colegio Colombiano de Psicólogos
Expresidente de la Sociedad Colombiana de Sexología
Exprofesor de varias Universidades (en Colombia y el exterior)
Consultorio en Bogotá: Calle 119 No. 7-14, Santa Ana Medical Center.
Consultorio en Barranquilla: Carrera 51B No. 94-334, Centro Médico Vital.
Citas: Bogotá WhatsApp (+57) 3106302444
Citas: Barranquilla WhatsApp (+57) 3017544461 - (+57) 3103760630
Citas: Skipe o Facetime WhatsApp (+57) 3017544461
Twitter: @drjosegonzalez
Instagram: @drjmgonzalez
Facebook: @gonzalezbarranquilla



Las últimas estadísticas sobre divorcio en Colombia muestran que cada 4 horas se acaba un matrimonio. Pongámonos a pensar… cada día se divorcian 6 parejas en nuestro país. Eso nos esta diciendo algo sobre la deficiente calidad de relaciones de pareja que tenemos.

Muchas de las parejas que terminan viviendo esa horrible experiencia no saben que el divorcio se inicia mucho antes de firmar el acta, en la notaria. Conozco casos en los cuales el proceso se inició 8 o 10 años antes, sin que los implicados supieran que ya habían comenzado a caminar la senda que termino en su divorcio.

Con la palabra DIVORCIO he preparado un acróstico que se refiere a las 8 señales más importantes que muestran que una pareja ya esta caminando hacia su divorcio.

Disminuye el tiempo dedicado a conversar con la pareja.
Infidelidad.
Verdades ocultas para evitar la ira o el resentimiento de la otra persona.
Ocupar mucho tiempo en actividades laborales o maternales.
Reducción de la frecuencia de las relaciones sexuales.
Celos.
Incremento del aburrimiento y la rutina.
Olvidar el arreglo personal.



Seria útil que miraras que está ocurriendo ahora en tu matrimonio, teniendo en cuenta este acróstico:

D - Disminuye el tiempo dedicado a conversar con la pareja. Antes la pareja dedicaba muchas horas a hablar sobre varios temas. Cuando se inicia el camino hacia el divorcio la pareja conversa cada vez menos. El diario compartir sobre esas pequeñas cosas cotidianas tiende a desaparecer.

I - Infidelidad. Aparecen en escena terceras personas que se roban el tiempo, el cariño y el placer sexual que la pareja compartía antes entre ellos dos.

V - Verdades ocultas para evitar la ira o el resentimiento de la otra persona. Cuando se inicia el camino hacia el divorcio la pareja utiliza las mentiras y los engaños para evitar la rabia o el resentimiento de la otra persona. Los comentarios honestos y desprevenidos tienden a desaparecer, casi siempre por la susceptibilidad o el mal carácter del cónyuge.

O - Ocupar mucho tiempo en actividades laborales o maternales. Generalmente los hombres se vuelven adictos al trabajo y las mujeres unas “súper mamas”, lo que es justificado con argumentos muy convincentes de parte y parte. Cuando se inicia el camino hacia el divorcio la pareja no tiene tiempo para la vida conyugal porque esta muy ocupada en producir dinero y cuidar de los hijos.

R - Reducción de la frecuencia de las relaciones sexuales. Al principio era casi todos los días, pero poco a poco buscaron el equilibrio en una o dos veces a la semana. Cuando pasan más de 15 días sin relaciones sexuales es porque ya la cosa se puso mal…

C - Celos. Cuando se inicia el camino hacia el divorcio la pareja vive sumergida en una constante tormenta de celos, dudas y recriminaciones.

I - Incremento del aburrimiento y la rutina. Cuando se inicia el camino hacia el divorcio la pareja deja de divertirse y compartir el tiempo libre. No tienen un hobby no tienen tiempo para la vida compartida.

O - Olvidar el arreglo personal. Desaparece el deseo de mantenerse arreglado y atractivo para la otra persona.

SUPERANDO EL DIVORCIO 


Aunque yo soy un ferviente partidario del matrimonio para toda la vida, hay casos en que todos estamos de acuerdo que la única salida es el divorcio. Doloroso aceptarlo, pero es así.

Después de la separación hay personas que no pueden superar esta crisis y se mantienen en un estado de permanente alteración. El divorcio es una experiencia muy dolorosa para la mayoría de las personas. De hecho, las escalas para medir la intensidad del estrés colocan la muerte del cónyuge y el divorcio como los eventos que por lo general producen mayor alteración en los seres humanos.

Para que los hijos se afecten menos, y la vida pueda continuar, es importante que los divorciados superen las consecuencias que inicialmente generan las separaciones.

Para esto seria conveniente, por lo menos, que:

1-Piense detenidamente en los motivos que tiene para divorciarse. Si es posible, escriba cada uno de ellos. Esto le será muy útil para no arrepentirse después de lo que ha hecho. Muchas personas no pueden superar su divorcio porque se pasan mucho tiempo arrepintiéndose de haberlo hecho. El que se tome una terapia de pareja puede prevenir esto, ya que si el proceso terapéutico no fue suficiente para salvar el matrimonio, usted de todos modos tendrá la tranquilidad de haberlo intentado.

2-Acepte que usted tiene una parte de la culpa en su fracaso conyugal. No responsabilice solamente a su ex cónyuge del divorcio. Aproveche la oportunidad de mejorar que le proporciona su divorcio. Analice fríamente sus errores y malas costumbres para iniciar un proceso de ser una mejor persona. Prepárese para no volver a cometer los mismos errores en su próxima relación de pareja.

3-Trabaje sobre su autoestima. El miedo y la desconfianza en sus propias capacidades son obstáculos poderosos para superar el divorcio. Para esto es muy conveniente el apoyo de un asesor profesional durante los 6 meses que siguen al divorcio.

4-Enfrente adecuadamente los cambios que tendrá en el plano económico. El divorciarse sin haber planeado adecuadamente los aspectos financieros es una de los obstáculos más grandes para superar un divorcio. De hecho, mi experiencia me ha mostrado que muchas parejas no se separan, o se arregla después de una separación, por motivos económicos.

5-Haga ejercicio físico todos los días y aliméntese en una forma balanceada, respetando los horarios establecidos.

Espero, queridas y queridos lectores, que no tengan que pasar por esta dolorosa experiencia, pero si les toca, no olviden que siempre es posible volver a comenzar...

FASES QUE SE PRESENTAN EN EL DIVORCIO

Los expertos señalan que en el proceso de disolverse una pareja se presentan varias fases o etapas. En la primera fase habrá muchos momentos malos. Aunque desagradables, estos momentos son necesarios para poder analizar bien la situación y poder seguir adelante con tu vida. En los primeros días se vivirá en gran medida toda la parte emocional, llanto, pena, preocupación, preguntas sobre el porqué de la situación, rememoración de momentos pasados, culpabilidades, etc.

Una vez superada esta primera fase se comienza una segunda etapa en la que la persona empieza a aceptar lo sucedido y poco a poco se va adaptando a su nueva situación; aquí entrarán en escena nuevas preocupaciones tales como las pérdidas económicas, materiales, de propiedades...

Muchas personas aceptan sin luchar los pormenores de la separación, perdiendo así gran parte de sus derechos. Esto se debe a que toman decisiones en un momento poco adecuado. Cuando pasamos por una etapa altamente emocional y estamos deprimidos, angustiados, etc., es mejor no tomar decisiones porque podemos equivocarnos, nuestra culpabilidad o nuestra responsabilidad nos hará tomar decisiones erróneas de las que nos arrepentiremos más adelante cuando todo haya pasado.

Casos como perder un apartamento por no pelear con la pareja, o por sentirse culpable por una infidelidad, hace que luego la persona se encuentre en una situación negativa, sin un sitio donde vivir y sin el dinero que le corresponde por la venta de su anterior residencia.Una vez superada esta segunda etapa la persona comienza a sentirse mejor y estará preparada para reorganizarse de nuevo. Tiene que darse cuenta que inicia una nueva vida, en solitario y que los remordimientos, resentimientos, odios, miedos e inseguridades solo le servirán para paralizarse. Ahora llega el momento de la reorganización y estaremos en el camino de la recuperación. Es la tercera fase del duelo.

Aquí la persona tiene que organizarse económicamente, socialmente y en lo relacionado con su recreación y tiempo libre. Es útil reiniciar alguna actividad nueva que te aporte bienestar, algo que sabes que nunca hubieras hecho con tu pareja, así podrás sentirlo como algo bueno que has sacado de la ruptura.

Es el momento para pensar en una nueva pareja, no olvides que los humanos no fuimos hechos para vivir solos. Es el momento de plantearte con otra persona nuevos objetivos en común, ya eres libre para hacer lo que te apetezca, date permiso para disfrutar y no dejes que los fantasmas del pasado te estropeen esta nueva oportunidad.

También es el momento de retomar antiguas amistades sin miedo.

La familia será un punto de apoyo importante, no te aísles y acude a fiestas y compromisos familiares, haz de tu ruptura algo natural y no intentes ocultarte, facilitaras así las críticas de los demás; dando la cara, valorarán tu fortaleza.

Elige quien merece la pena y quien no, no te dejes influenciar por comentarios de personas que, a pesar de ser familia, no saben nada de ti.

Las emociones más fáciles y comunes de sentir en toda esta situación de rompimiento son los ataques de culpabilidad o responsabilidad ante lo sucedido. Es muy común pasar noches enteras pensando qué es lo que hemos hecho mal, porqué nos salió mal, porqué hemos fracasado. Echarnos la culpa de lo sucedido no soluciona tu situación, así es que deja de hacerlo, sentirse culpable no sirve para nada, incluso aun cuando lo seamos. La culpabilidad es un sentimiento que paraliza a la persona y que no la deja evolucionar en su duelo y pasar página.

Intenta centrarte en tus nuevos objetivos e ideales y deja de lado los remordimientos y culpabilidades, será la única forma de estar bien contigo mismo/a. Ten en cuenta que una pareja se rompe siempre porque los dos se han equivocado en algo.

CÓMO AYUDAR A SU HIJO A ENFRONTAR EL DIVORCIO

La principal forma de lograr esto es ayudar a los hijos a mantener una relación estrecha y segura con ambos padres.

Dígale a su hijo sobre la separación o el divorcio antes de que uno de los padres se vaya de la casa. De preferencia, deben estar presentes los padres y todos sus hijos.

Las siguientes recomendaciones pueden ayudar a sus niños:

Asegure repetidamente a sus hijos que ambos padres les quieren.

Acláreles que aunque ustedes -los padres- estén descontentos el uno con el otro y tengan discrepancias en muchas cosas, lo único en que ambos están totalmente de acuerdo es en lo mucho que quieren a sus hijos. Demuéstreles este cariño pasando tiempo con ellos. Los niños de edad preescolar especialmente necesitan muchos mimos de ambos padres, pero no inicie malos hábitos como dejar que su hijo duerma con usted.

Mantenga constantes tantos aspectos del mundo de su hijo como sea posible.

Entre menos sean los cambios, mejor podrá manejar su hijo la crisis del divorcio. Trate de mantener a su hijo en la misma casa o el mismo vecindario. Si esto es imposible, trate por lo menos de mantener a su hijo en el mismo colegio con los mismos maestros, amigos y equipos deportivos, aunque sólo sea en forma temporal. Asegúrele repetidamente que aunque su nivel de vida disminuirá un poco, usted continuará satisfaciendo las necesidades básicas de la vida.

Tranquilice a su hijo asegurándole que será visitado por el padre que no tiene la custodia de él.

Su hijo necesita al padre y a la madre. El divorcio causa confusión en los niños pequeños y les hace temer que uno de los padres los abandone. Los niños necesitan saber que tendrán contacto constante tanto con el padre como con la madre.

Programe las visitas de acuerdo a un plan definido y fijo. El padre que tenga custodia del niño debe apoyar firmemente el programa de visitas. Un día completo cada semana o cada dos semanas generalmente es preferible a las visitas breves, más frecuentes (y apresuradas). Trate de no hacer demasiado en un día. Si hay más de un hijo, todos deben pasar la misma cantidad de tiempo con el padre que no tenga custodia para evitar los sentimientos de favoritismo. Su hijo esperará impacientemente las visitas, de modo que el padre visitante debe cumplir sus promesas, ser puntual y recordar los cumpleaños y otros eventos especiales. Ambos padres deben esforzarse para hacer que estas visitas resulten agradables. Permita que su hijo le diga que la pasó bien durante la visita con su ex cónyuge.

Proporcióneles a sus hijos el número telefónico del padre que no tenga custodia y haga que lo llamen a intervalos regulares. Si el padre que no tiene custodia se ha mudado a una ciudad lejana, las llamadas telefónicas y las cartas se vuelven indispensables para mantener una relación constante.

Si el padre que no tiene custodia deja de colaborar, encuentre substitutos.

Pida a sus parientes que pasen más tiempo con su hijo o hija. Explíquele a su niño: "Tu papá (o tu mamá) no puede visitarte por ahora. Tiene muchos problemas que está tratando de resolver. En este momento no podemos hacer nada para cambiar esa situación". Ayúdele a su hijo a expresar su frustración y su sentimiento de pérdida. Si su hijo es adolescente, el hecho de escribir o llamar al padre o madre ausente tal vez podría hacer que éste o ésta vuelva a colaborar.

Ayúdele a su hijo a hablar de sus sentimientos dolorosos.

Cuando tienen lugar la separación y el divorcio de los padres, muchos niños experimentan ansiedad, depresión e ira. Frecuentemente están a punto de llorar, duermen mal, tienen dolor de estómago o no obtienen muy buenos resultados en la escuela. Para ayudarles a superar estos sentimientos dolorosos, aliéntelos a hablar de ellos y respóndales con comprensión y apoyo.

Su hijo necesita tiempo suficiente para sufrir la pérdida de usted y su cónyuge como padres unidos. Permita que se expresen abiertamente los sentimientos y responda con honestidad a las preguntas de su hijo. Si la ira se convierte en una conducta destructiva, deberán imponerse límites mientras, al mismo tiempo, usted ayuda a que su hijo exprese su ira.

Asegúrese de que sus hijos entienden que ellos no son responsables del divorcio.

A menudo los hijos se sienten culpables, creyendo que de algún modo ellos causaron el divorcio. Sus hijos necesitan que usted les asegure repetidamente que de ningún modo ellos fueron la causa del divorcio.

Explique claramente que el divorcio es definitivo.

Algunos hijos persisten en la esperanza de que puedan volver a unir de algún modo a sus padres, y hacen como si la separación fuera temporal. Aclararles a los hijos que el divorcio es definitivo puede ayudarles a que lamenten su pérdida y lleguen a adaptarse mejor a la situación, aceptando la realidad del divorcio.

Trate de proteger las opiniones positivas que su hijo tenga de ambos padres.

Trate de mencionar los puntos buenos del padre o la madre ausente. No exprese demasiado abiertamente los sentimientos negativos que usted tenga hacia su ex cónyuge (Usted debe desahogar estos sentimientos con otro adulto, no con sus hijos). Desdeñar o desacreditar al padre o la madre ausente en presencia de su hijo puede disminuir la opinión que él tiene de sí mismo y crear más estrés.

No le pida a su hijo que tome partido. Un niño no tiene que sentir lealtad sólo hacia uno de los padres. Su hijo debe poder amarlos a ustedes dos, aunque ustedes ya no se amen el uno al otro.

Mantenga la disciplina normal en ambas casas.

Los niños necesitan ser criados con reglas prácticas firmes y coherentes. La indulgencia exagerada o la tolerancia excesiva por parte de uno de los padres puede hacer que el otro tenga más dificultad en lograr que el hijo se porte bien. La competencia constante por el amor de un hijo mediante privilegios o regalos especiales produce un niño excesivamente mimado. Se deben establecer reglas de disciplina razonables y ambos padres las tienen que hacer cumplir.

No discuta con su ex cónyuge acerca de su hijo en presencia de éste.

A los hijos les molesta muchísimo ver pelear a los padres. Es de suma importancia que usted evite todas las discusiones acerca de las visitas, la custodia o la manutención del niño en presencia de éste.

Trate de evitar las disputas por la custodia.

Su hijo necesita muchísimo un sentido de estabilidad. Opóngase a la custodia concedida al otro padre sólo si éste le está causando daño obvio o sufrimiento repetido a su hijo. Las acusaciones falsas de abuso físico o sexual producen gran angustia emocional al hijo. Si es posible, no separen a los hermanos a menos que sean adolescentes y expresen una clara preferencia por vivir en diferentes lugares.

Los libros pueden proporcionar reafirmación y apoyo.

Su hijo puede leer acerca de otros niños de padres divorciados que se sienten tristes y asustados pero, sin embargo, finalmente se vuelven más fuertes.


Te invito a leer:

TERAPIA DE PAREJA:

TERAPIA DE PAREJA & TERAPIA SEXUAL ON LINE

MODELO AMIGOS-PADRES-AMANTES PARA LA ARMONÍA CONYUGAL:

CUESTIONARIO DE SATISFACCIÓN CON LA VIDA DE PAREJA:

EDUCACIÓN SEXUAL PARA ADULTOS: CURSO GRATUITO ON LINE

TERAPIA DE PAREJA SIN PAREJA


POMPOARISMO - EL ARTE DE CONTROLAR LA VAGINA:
http://drjosegonzalez.blogspot.com/2011/01/pompoarismo.html

LA COMUNICACIÓN CON TU PAREJA


1 comentario:

  1. El divorcio es tan dificil para la pareja como para toda la familia...

    ResponderEliminar