sábado, 22 de enero de 2011

NECESIDAD DE EDUCACION SEXUAL: DIA DEL NIÑO Y LA NIÑA

El Heraldo, Revista MIÉRCOLES, AMOR & INTIMIDAD, 21 abril de 2004

Por Dr. José Manuel González Rodríguez
Integrando la investigación científica occidental contemporánea y la milenaria sabiduría
de la medicina china tradicional
Terapia de pareja - Terapia sexual - Terapia de las adicciones - Terapias alternativas
Universidad del Norte de Barranquilla
Universidad Simón Bolívar de Barranquilla
Universidad Manuela Beltrán de Bogotá
Universidad del Valle de Guatemala
Hospital Mount Sinai de Miami Beach
Autor del “Método González”
Autor de más de 25 libros y cerca de 100 artículos en revistas especializadas.
Miembro del Colegio Colombiano de Psicólogos
Expresidente de la Sociedad Colombiana de Sexología
Exprofesor de varias Universidades (en Colombia y el exterior)
Consultorio en Bogotá: Calle 119 No. 7-14, Santa Ana Medical Center.
Consultorio en Barranquilla: Carrera 51B No. 94-334, Centro Médico Vital.
Citas: Bogotá WhatsApp (+57) 3106302444
Citas: Barranquilla WhatsApp (+57) 3017544461 - (+57) 3103760630
Citas: Skipe o Facetime WhatsApp (+57) 3017544461
Twitter: @drjosegonzalez
Instagram: @drjmgonzalez
Facebook: @gonzalezbarranquilla



Vamos a celebrar hoy el día de los niños y niñas entregándole a la Fundación Francois-Xavier Bagnoud una donación recogida con el esfuerzo de los compañeros y compañeras del Club Rotario de Barranquilla, que yo tengo el honor de presidir.

Durante los últimos meses estas parejas rotarias han desarrollado, con cariño y dedicación, una serie de actividades para ir recolectando fondos para esta institución que vela por la infancia que ha perdido a sus padres por VIH/SIDA, y que a su ves también están infectados con este mortal virus. La vocación de servicio de mis queridos compañeros rotarios se ve hoy materializada en un dinero que se convertirá en medicamentos, comida y útiles escolares para estos niños y niñas menos favorecidos de nuestra querida costa caribe colombiana.

Se calcula que dentro de pocos años habrá 100 millones de niños y niñas con VIH/SIDA... algo que nos debería ayudar a reflexionar sobre la educación sexual que estamos impartiendo en la familia. No nos olvidemos que el VIH/SIDA, al igual que los amores borrascosos, los embarazos prematuros en las adolescentes, los abusos sexuales y otros problemas similares son simplemente la consecuencia de las deficientes prácticas educativas con respecto a la sexualidad que estamos llevando a cabo en las familias y colegios.

Todavía recuerdo las consternación que causo mi primer artículo en EL HERALDO, el 31 de enero de 1979, cuando hable de la necesidad de recibir educación sexual en la infancia y la adolescencia. Yo no estaba inventando nada nuevo en ese momento. Lo mismo decían, entre otros, el Concilio Vaticano II y Luís Carlos Galán -Ministro de Educación Nacional para ese tiempo-.



Esa fue una época donde el miedo a hablar clara y honestamente sobre la sexualidad con nuestros hijos y alumnos era muy intenso. Recuerdo como se alboroto el avispero cuando en un prestigioso colegio de Barranquilla hice esas reflexiones por primera vez ante un distinguido grupo de padres de familia. Claro que hoy agradezco el incidente porque ese fue el empujón inicial que facilito el desarrollo de mi carrera profesional en la costa caribe colombiana. Muchas veces la crítica es la mejor publicidad...

Hoy ya no discutimos acerca de lo terrible o benéfico que podría ser hablarles sincera y claramente a nuestros hijos sobre la sexualidad. Hoy casi todos estamos de acuerdo en que es necesario hacerlo. Aunque muchos todavía necesitan capacitarse para hacerlo correctamente.

Ahora la controversia sexual vuelve a estar sobre el tapete a propósito de los programas gubernamentales que incluyen la pastilla del día siguiente.

Yo creo que lo importante no es discutir si esa pastilla es o no abortiva. Eso ya lo definió claramente la Organización Mundial de la Salud, máximo organismo de las ciencias médicas, quien dejo bien claro que no es abortiva.

Yo creo que lo importante va mas allá de ese método especifico para casos urgentes y tiene que ver con la acción general que nuestros tiempos requieren. La solución no esta en defender la virginidad, proponer el uso del condón o recomendar la pastilla del día siguiente. Para mí, la verdadera necesidad de nuestra gente tiene que ver con la educación sexual que le proporcione valores y criterios adecuados para tomar decisiones saludables. Mientras los jóvenes y las adolescentes no estén capacitados para tomar buenas decisiones seguiremos viéndolos sufrir por enfermedades venéreas, embarazos prematuros o amores enfermizos. Si no los enseñamos a manejar adecuadamente sus procesos para tomar decisiones los seguiremos viendo morir por causa del SIDA o suicidándose por problemas sentimentales.

Cada padre o madre, de acuerdo a sus propias creencias religiosas, estará de acuerdo o no con la virginidad, el uso del condón, la unión libre, la utilización de las pastillas anticonceptivas, la vasectomía, etc. Cada hogar tendrá sus propias metas, que deben ser respetadas en un país democrático como el nuestro. Pero dentro de esa diversidad, cada hogar debería prepara a sus hijos para encontrar el camino adecuado para llegar a esos objetivos.

También puedes leer:      

EDUCACIÓN SEXUAL PARA ADULTOS: CURSO GRATUITO ON LINE

MODELO AMIGOS PADRES AMANTES PARA LA ARMONÍA CONYUGAL: http://drjosegonzalez.blogspot.com/2013/01/conferencia-sobre-el-modelo-amigos.html

CLUB ROTARIO DE BARRANQUILLA:
  



1 comentario:

  1. Hola Doc...
    Después de leer este artículo considero que usted tiene toda la razón en cuanto a que la población especialmente la más joven necesita una verdadera educación sexual nutrida en valores que le permitan decidir por alternativas mas responsables en cuanto a su sexualidad.
    No comparto mucho las acciones que lleva a cabo el Ministerio de Salud a través de los hospitales y oficinas de salud pública que resumen todo el problema en repartir preservativos casi que desde el nivel primario.
    la intervención de la familia que es la mas rica cuna de valores.
    Saludos.

    ResponderEliminar