jueves, 8 de septiembre de 2011

QUE PASA EN UNA MUJER AL EXCITARSE




Por José Manuel González
Cerca de 40 años ayudando a las parejas a fortalecer su relación conyugal.
En mi web: www.drjmgonzalez.com puedes comunicarte directamente conmigo y acceder a mi WhatsApp, Twitter, You Tube, Blog, Google+, Instagram, Facebook, LinkedIn y el grupo de información en Yahoo.
Consultorio en Bogotá: Carrera 25 No. 52-35 (Galerías)
Consultorio en Barranquilla: Carrera 51B No. 94-334 (Buenavista)
Citas: (57) 3106302444

La semana pasada publique un artículo donde me refería a la excitación sexual en el hombre. Los numerosos comentarios al respecto me han llevado a escribir hoy sobre este proceso en la mujer.

EL INICIO


Todo comienza cuando en la corteza cerebral de la mujer hay un estímulo erótico que puede venir del exterior o del interior de su cuerpo. Una imagen, un vídeo  una canción, una caricia, son ejemplos de estímulos eróticos que vienen del exterior. El recuerdo de una experiencia sexual vivida anteriormente o la fantasía de algo que a la mujer le provocaría hacer son ejemplos de estímulos que vienen del interior de ella. Recuerdo el caso de una paciente que me contaba que cuando conducía su auto hacia la oficina y veía pasar por la calle a un hombre moreno, alto, comenzaba a imaginar que lo recogía y se iban juntos a la playa a hacer el amor. Ella jugaba frecuentemente con la esa idea aunque nunca había vivido la experiencia.


PERCIBIR LA SITUACIÓN COMO SEXUAL


En este momento se presenta el primer paso importante, esa mujer debe percibir ese cuerpo desnudo que está viendo, o a  esa caricia que está recibiendo en sus genitales o a ese recuerdo de una experiencia anterior como un evento sexual. Algunas mujeres no perciben como sexuales esos eventos eróticos porque su proceso psicosomático de percepción está dañado. Esto es muy común en las mujeres que no sienten ganas de tener relaciones sexuales aunque su compañero las toque sugestivamente. Son mujeres con un trastorno sexual que se llama bajo deseo sexual.


IDEAS PROSEXUALES


Luego de la percepción de la situación erótica, que es un proceso psicosomático (parte mental y parte física), el siguiente paso, todavía en la corteza cerebral, es la producción de ideas prosexuales o antisexuales. Este paso es eminentemente psicológico y tiene mucho que ver con el ambiente que rodee a la mujer en ese momento, las experiencias sexuales anteriores y la educación sexual que recibió la mujer. Por ejemplo, no es lo mismo que la mujer este en ese momento frente a sus familiares a que este sola con su compañero en una discoteca obscura. Muchas veces este paso es muy rápido y la mujer ni siquiera se da cuenta de lo que está ocurriendo.


Las ideas prosexuales son aquellas que estimulan la tranquilidad erótica, como “yo soy lo más importante en la vida de esta persona”, “este hombre me quiere, me respalda y me desea mucho”, “este hombre me gusta y me atrae mucho”,  “voy a tener con este hombre una deliciosa relación sexual”, “mi cuerpo responderá efectivamente en esta relación sexual”, “él va a quedar muy satisfecha con todas las cosas que yo le puedo hacer ahora que lleguemos a la cama”, “después de esto él pensara que yo soy un pantera en la cama”, “este es un hombre limpio, sano y sin ningún peligro para mi salud”, “yo cuento con el apoyo de este hombre para cualquier cosa”, “nos estamos cuidando para que yo no quede embrazada”.


Las ideas antisexuales más frecuentes que mis pacientes cuentan son: “esto que viene ahora será desastroso”, “no voy a poder estar con él”, voy a pasar una vergüenza terrible”, “mi cuerpo no va a responder como debe ser y no voy a poder hacer el amor”, “él va a pensar que yo soy un fracaso en la cama”, “este hombre no va a querer continuar conmigo y se va a conseguir otra mujer para reemplazarme , “quien sabe que infecciones tendrá este hombre y que enfermedades me trasmitirá ahora que este con él”, “me va a embarazar y se me formara un gran lío que ahora no estoy preparada para afrontar”, “¿a su amante le hará lo mismo que ahora me está haciendo a mí?”, “¿su amante será para él más importante que yo?”.


EMOCIONES PROSEXUALES E HIPOTÁLAMO

A continuación, muy rápidamente, en cuestión de milésimas de segundos, las ideas eróticas producen emociones y respuestas fisiológicas sexuales. Las ideas prosexuales producen la sensación erótica de bienestar y excitación sexual. La mujer comienza a disfrutar de la situación y su corteza cerebral manda órdenes eléctricas al área subcortical, principalmente a los núcleos para ventriculares del hipotálamo.


Ahí se inicia entonces un proceso predominantemente orgánico en donde a través del sistema nervioso autónomo parasimpático, se activa la liberación en el área genital de una serie de neurotransmisores, como ON (óxido nítrico), prostaglandina, péptido intestinal vasoactivo, serotonina y dopamina. Es muy importante para todo ese proceso que el sistema nervioso este en buen estado y que los niveles hormonales estén dentro de los límites considerados normales.


LA LUBRICACIÓN VAGINAL Y LA ERECCIÓN DEL CLÍTORIS


La liberación de sustancias como ON, prostaglandina, péptido intestinal vasoactivo, serotonina y dopamina, aumentan los niveles de cGMP, el guanosin monofosfato cíclico, que relaja los músculos lisos de arterias y arteriolas en los genitales femeninos, lo que estimula el flujo sanguíneo y facilita el proceso de la erección y mayor sensibilidad del clítoris y la lubricación de la vagina. Todo esto requiere que el sistema circulatorio este sano y no existan taponamientos en las arterias que llevan la sangre al área genital.


LAS FALLAS EN EL PROCESO


Cuando la mujer no tiene ideas prosexuales, sino que ante la situación erótica se inunda de ideas antisexuales, lo que ocurre es que no se presenta el proceso descrito anteriormente y se activa el sistema nervioso autónomo simpático. La mujer generalmente reacciona con manos y piernas frías, sudoración abundante, se le acelera el corazón, se siente asustada, molesta, resentida o con temor ante lo que visualiza como un terrible desastre y, claro está, no hay lubricación ni orgasmo, porque se encuentra bloqueado el proceso normal de la excitación sexual. Como podemos ver, el proceso es integral, tiene que ver fundamentalmente con la salud de la mente, del sistema genital, del sistema neuroendocrino y el sistema circulatorio. El tratamiento también debería serlo. 

 

1 comentario:

  1. Mi mujer tiene poco deseo sexual, de echo si yo no le pido hacer el amor pasarian meses sin hacerlo.
    Hemos estado unos 20 dias separados por viaje de trabajo. I a la vuelta noto rarez en ella, creo haber notado masturbarse a los 5 minutos de poner-nos en la cama, aunque dice ella que nunca nunca lo ha echo, al momento yo le he pedido hacer el amor y se a molestado un poco pero me responde: espavila y qie sea rapido.
    Entonces al tocarle la vagina ella estaba muy mojada y molestada para que le toque.
    Que podria estar pasando?

    ResponderEliminar