lunes, 26 de septiembre de 2011

REGALAR PERDON EL DIA DEL AMOR Y LA AMISTAD


Por José Manuel González
Cerca de 40 años ayudando a las parejas a fortalecer su relación conyugal.
En mi web: www.drjmgonzalez.com puedes comunicarte directamente conmigo y acceder a mi WhatsApp, Twitter, You Tube, Blog, Google+, Instagram, Facebook, LinkedIn y el grupo de información en Yahoo.
Consultorio en Bogotá: Carrera 25 No. 52-35 (Galerías). Consultorio en Barranquilla: Carrera 51B No. 94-334 (Buenavista). Citas: (57) 3106302444

El próximo sábado celebramos el día del amor y la amistad y casi todos los interesados estamos buscando que regalar a nuestros seres queridos. Yo les propongo regalarles (y regalarnos) PERDÓN.

Perdonar es soltar la rabia y el resentimiento para dejar que nos invada la tranquilidad y la serenidad... por eso nuestra salud mejora cuando perdonamos. Las investigaciones científicas han encontrado que el resentimiento y el rencor nos producen alteraciones fisiológicas que nos predisponen para adquirir varias enfermedades físicas (como los trastornos cardíacos) y mentales (como la depresión).


Perdonar no es justificar los comportamientos negativos o dañinos de nuestros seres queridos. Es dejar de sufrir por culpa de esas acciones inadecuadas aunque sea claro que nos causaron mucho daño.


Perdonar no es dejar que sigan violentando tus derechos o que te hagan daño. Tu puedes tomar las medidas necesarias para cambiar una situación inadecuada o para proteger tus derechos. Por ejemplo, puedes apartarte para siempre de esa persona. Pero el perdón te ayuda a no sufrir los resentimientos que esa situación podría producirte hasta el final de tu vida.


Perdonar no es actuar como si todo estuviera bien, cuando tú sabes que las cosas están mal. Perdonar no impide expresar lo que tú sientes que no está funcionando bien, pero te lleva a decir las cosas con tranquilidad, sin resentimiento, sin amenazas y sin sufrimiento...

El amor entre dos personas imperfectas, como tú y como yo, necesita del perdón para sobrevivir.


La mayoría de los expertos señalan que en las faltas graves conyugales es muy útil que:


El perdón se solicite en forma clara, concreta y sinceramente.


El ofensor demuestre sin equívocos un firme arrepentimiento y exprese claramente el propósito de no volver a repetir la ofensa.


Se tenga un plan concreto para evitar las causas que produjeron la falta. Cuando sea necesario, por ejemplo, cuando la falta ha sido repetitiva, ese plan debe incluir terapia de pareja.


Haya un nuevo acuerdo para la convivencia, que incluya todos los aspectos: recreacionales, económicos, sociales, amorosos, sexuales, familiares, etc.


Quede establecido que no habrá nuevas oportunidades de reconciliación si se repite la falta.


Se acepten claramente las graves consecuencias para los otros miembros de la familia, en el presente y en el futuro, con el fin de proteger de esas malas acciones a los más indefensos y si es posible repararles el daño causado.


Se comprometan solemnemente ambas partes a eliminar el rencor, el resentimiento y la desconfianza y a intentar sustituirlos por la feliz convivencia.


Me gustaría invitarte a conversar sobre esto con tu pareja…


EDUCACIÓN SEXUAL PARA ADULTOS: CURSO GRATUITO ON LINE

 

2 comentarios:

  1. Hola,

    Espero no incomodar con mi mensaje; mi nombre es Estela, y navegando por la red encontré tu web, felicitaciones porque está muy buena. Al igual que a ti, a mi también me gusta todo lo relacionado con los videos, claro que en mi caso los videos son de música, es por eso que administro mi blog youtubemusica.name y otros 03 Directorios Web (PageRank 3, 4 y 5).

    De repente te interesa realizar un intercambio de enlaces y así apoyarnos mutuamente.

    Si te animas, no dudes en escribirme para concretar el intercambio ;)


    Éxitos con tus proyectos.

    Saludos


    Estela garay
    estelagaray10@gmail.com

    ResponderEliminar