lunes, 24 de septiembre de 2012

EL DERECHO FEMENINO A PEDIRLE QUE SE DEMORE MAS

http://www.elheraldo.co/revistas/miercoles/amor-e-intimidad/el-derecho-femenino-a-pedir-que-se-demore-60215


Por José Manuel González
Cerca de 40 años ayudando a las parejas a fortalecer su relación…

Consultorio en Bogotá: Carrera 25 No. 52-35 (Galerías). Consultorio en Barranquilla: Carrera 51B No. 94-334 (Buenavista). Consultorio en Sincelejo: Carrera 21 No. 14-45 (Ford). Citas: 3106302444. Puedes comunicarte directamente conmigo y acceder a mi WhatsApp, BBM, Twitter, You Tube, Blog, Google+, Instagram, Facebook, LinkedIn y el grupo de información en Yahoo en mi web: www.drjmgonzalez.com

Seguimos en el mes de la mujer y por eso hoy tomamos otro tema que mucho interesa a las mujeres que me escriben.

Las estadísticas más recientes nos muestran que en nuestro medio una de cada tres parejas convive con el problema de la eyaculación precoz. Muchas de esas parejas no hablan del problema por sentirse muy angustiados con la situación, y este silencio agrava el problema.

Este trastorno sexual se produce por varias causas. La más común tiene que ver con aprendizaje que enfatiza en hacerlo muy rápido, como ocurre cuando los jóvenes tienen miedo a ser sorprendidos por sus padres y se masturban con mucha velocidad o cuando utilizan los servicios de una trabajadora sexual que quiere acabar rápido para atender a otro cliente.
Es importante conocer que le pasa a la compañera sexual de un hombre con eyaculación precoz. Las mujeres cuyo compañero termina rápido asumen generalmente alguna de estas posiciones:

1 Insisten en que él se demore, diciéndole cosas, como “todavía no”, “espérate”, que aumenta la ansiedad en el marido fomentando así que el problema crezca en vez de reducirse.

2 Otras estallan de furia cuando la relación se termina rápido. Esta rabia aumenta el estrés asociado al sexo que también vuelve crónico el problema.

3 Algunas simplemente se separan. A veces sin decir porque, aunque su marido sospecha que se debe a la insatisfacción sexual.

4 Otras guardan silencio y sufren calladamente el dolor de ver que ella no disfruta como las amigas que le comentan sus aventuras sexuales. Se convierten en personas calladas y amargadas.

5 Algunas se resienten y se convierten en esposas que discuten y pelean por todo.

6 Otras se consiguen un amante que les proporcione las experiencias sexuales que tanto añoran. Y muchas de estas llevan una doble vida por mucho tiempo.

Yo creo que la actitud más sana en estos casos es conversar con el marido, sin ofenderlo, pidiéndole que tome un tratamiento para la eyaculación precoz. Hoy existen tratamientos muy efectivos que permiten que el hombre aprenda a controlar su reacción erótica y pueda aguantar mucho tiempo excitado sin eyacular. No olvidemos que la mujer promedio necesita unos 20 minutos de estimulación para llegar a un excelente orgasmo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario