domingo, 27 de enero de 2013

SEXUALIDAD Y CARNAVAL

El Heraldo, Revista Miércoles: Amor & Intimidad, 30 de enero de 2008

El carnaval es un espacio cultural y folclórico de mucha importancia en la cultura occidental. Millones de personas viven y gozan el carnaval, lo sienten y se entregan intensamente a estas fiestas.
El carnaval es tal vez, de las festividades accidentales, la más universal y antigua. En casi todas las culturas hay una celebración semejante al carnaval. En el carnaval la gente hace lo contrario de lo que en la rutina diaria se hace, se suelta invierte roles y expresiones, en el carnaval se recrea el reino de la libertad, es un momento intenso e ilusorio en el que se vive por unos días un gran holgorio.
Edgar Rey Sinning, un buen amigo, ha dedicado gran parte de su labor investigativa a explorar este fenómeno en la cultura caribeña colombiana. Gracias a él, y a otros investigadores sociales sabemos cada día más de nuestra gente.
El carnaval es una época especial para mí. Son fiestas que emocionan mucho. Quizá porque nací un sábado de carnaval. A propósito, este año mi cumpleaños también coincide con el sábado de carnaval…
Como barranquillero me preocupa que durante el carnaval se aumente la probabilidad del sexo inseguro e irresponsable, lo que nos lleva frecuentemente al contagio del VIH/SIDA, de ETS y a muchos embarazos no deseados. Sobre todo ahora que las estadísticas sobre VIH/SIDA se han duplicado en Barranquilla, del 2006 al 2007.
Las consecuencias sexuales negativas del carnaval pueden ser disminuidas o evitadas fomentando la reflexión y los valores que inducen la abstinencia, la fidelidad y el uso responsable del condón.
Los valores  – como la virginidad... ¡tanto femenina como masculina! – que estimula la abstinencia sexual, indudablemente son muy importantes en la población adolescente, sin vida sexual regular.
Las últimas investigaciones muestran que entre los y las jóvenes de primer semestre de la universidad, en Barranquilla, no poseen experiencia sexual el cerca de 30%. Para este grupo, de gente muy joven sin vida sexual activa, funciona muy bien la meta de la abstinencia.
Para la gente que ya tiene una vida sexual regular, lo más indicado debe ser centrarnos en la promoción de los valores que facilite la fidelidad – como la lealtad , el respeto, la honestidad, el placer sexual conyugal, la armonía matrimonial, etc. –. La idea clave es ayudar a fomentar la expresión sexual durante el carnaval solamente con la pareja estable.
Para aquellos que tienen relaciones sexuales extramatrimoniales, o que siendo solteros(as), tendrán varias parejas sexuales en estas épocas carnestolénticas – cerca del 33% de las personas adultas – indudablemente que la solución tiene que ver con el uso del condón.
En otras palabras, cuando la abstinencia y la fidelidad fallan, solo nos queda el condón para evitar las consecuencias sexuales negativas del carnaval.
Por todo esto me encantan las campañas que se ha venido realizando en nuestro medio, porque la mayoría hacen énfasis en la reflexión para la toma de decisiones responsables, que incluyen la abstinencia, la fidelidad y el uso del condón. Esta es una gran campaña que, sin querer aguarle la fiesta, invita a la gente a reflexionar para poder evitar las consecuencias sexuales del carnaval.
Ojala todos los medios de comunicación social hagan eco a estas campañas para que nuestro carnaval nos permita disfrutar intensamente sin traernos consecuencias dolorosas en la salud sexual y conyugal de nuestras gentes.
Y... ¿Tú cómo te vas a cuidar de no hacerte daño en este carnaval?

LA DANZA DEL GARABATO 2013:

EDUCACION SEXUAL PARA ADULTOS: CURSO GRATUITO ON LINE
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario