viernes, 8 de febrero de 2013

CARTA: EYACULACIÓN FEMENINA

Tomado de González, JM (2013) Disfrutando el matrimonio. 2 ed. Barranquilla: Santabarbara.

Buenas tardes Dr. José Manuel:
Mi pregunta es muy sencilla, ¿existe realmente la eyaculación femenina?
Recientemente me encontraba viendo un programa con mi esposo en el cual el tema salió a colación y mostraron videos y todo, yo he estado averiguando por mi cuenta y según sitios que he visitado en Internet, si existe. ¿Podría usted ahondar en el tema por favor?
N. Cortes

RESPUESTA

Querida amiga:
Aristóteles ya hablaba de la existencia de una especie de eyaculación femenina, fuertemente relacionada en la actualidad con la existencia del Punto G.
Mary Jane Sherfrey, Helen Singer Kaplan, Lonnie Barbach, William H. Masters y otros investigadores de la vida sexual han sido pioneros del descubrimiento del punto G. Desde su descubrimiento en 1960, por el ginecólogo alemán Ernest Gräfenberg, la existencia del Punto G ha estado teñida por la polémica. Con él surgió un concepto aún más revolucionario: la presencia de la eyaculación femenina.
Es bien sabido que la mujer produce una secreción vaginal al momento de la excitación, que tiene como objetivo lubricar las paredes vaginales para que la penetración no resulte dolorosa. Inicialmente, se creyó que el relato de muchas pacientes, en el sentido de que expulsaban un líquido abundante al momento de las relaciones sexuales, hacía referencia a esa lubricación vaginal.
Sin embargo, varios investigadores se dieron a la tarea de estudiar detalladamente el fenómeno y se llegó a la conclusión que en algunas mujeres, además de la lubricación vaginal, se produce la salida de un líquido a través de la uretra al momento de la relación sexual. Este líquido no es orina. Física y químicamente difiere de las características urinarias y su salida a través de la uretra descarta la posibilidad inicial de que sea simplemente lubricación vaginal. Los estudios del líquido eyaculado han mostrado una composición química diferente que la orina, aunque la orina pueda estar también presente. Glucosa, Fosfatasa ácida prostática y Antígeno prostático específico aparecen en la eyaculación femenina junto con niveles más bajos de urea y creatina.
La eyaculación femenina acontece justo cuando sucede el orgasmo, sobre todo en las mujeres conocedoras de las técnicas de estimulación del punto G.
Las encuestas más recientes sitúan entre el 30 y el 54 % el porcentaje de mujeres que admiten experimentar este fenómeno. 
Esta información es muy útil a nivel clínico, en el sentido de que algunas mujeres creen que se orinan con las relaciones sexuales y esto les provoca vergüenza y fuertes inhibiciones en su desempeño sexual.
Por otro lado, varias pacientes han sido operadas de la vejiga, porque tanto el médico como la paciente creían que se trataba de un caso de incontinencia urinaria. A diferencia de la incontinencia urinaria clásica, esta salida de líquido solo se produce con el acto sexual y no con los esfuerzos físicos.
Muchas parejas saben que no se trata de orina, básicamente porque esta secreción no huele a orina.
Un grupo considerable de mujeres experimentan este fenómeno, que generalmente es visto por ambos miembros de la pareja como un deleite más en el mundo de los placeres del sexo. Para lograrlo es preciso efectuar la estimulación en el lugar adecuado. Este punto se encuentra situado en la cara anterior de la vagina, a medio camino entre el hueso del pubis y el cuello uterino, a unos tres centímetros del exterior de la vagina.
Se recomienda que para efectuar este tipo de caricias las manos estén completamente limpias, las uñas bien cortadas y limpias y no estaría de más utilizar un poco de crema o aceite lubricante para hacerlas más suaves.

EDUCACION SEXUAL PARA ADULTOS: CURSO GRATUITO ON LINE
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario