lunes, 6 de octubre de 2014

GUÍA DE TERAPIA SEXUAL 2


Por Dr. José Manuel González 

Cerca de 40 años ayudando a las parejas a fortalecer su relación... 
Consultorio en Bogotá: Carrera 25 No. 52-35 (Galerías).

Consultorio en Barranquilla: Carrera 51B No. 94-334 (Buenavista).
Twitter: @drjosegonzalez 

Citas: (57) 3106302444 



GUÍA DE TERAPIA SEXUAL PARA EL TRATAMIENTO
DEL TRASTORNO DEL INTERÉS/EXCITACIÓN SEXUAL
Y DEL TRASTORNO ORGÁSMICO FEMENINO

PASOS EN EL TRATAMIENTO DEL TRASTORNO DEL INTERÉS/EXCITACIÓN SEXUAL Y DEL TRASTORNO ORGÁSMICO FEMENINO

Esta guía se basa en los trabajos de varios autores clásicos (Annon, 1976; Flores Colombino, 2000; Kaplan, 1978; Kolodny, Masters y Johnson, 1979; LoPiccolo & LoPiccolo, 1978) y la experiencia desarrollada en el Centro de Psicología y Sexología en los últimos años. Cada mujer vive en forma diferente su trastorno sexual, por eso esta guía debe ser usada teniendo en cuenta las características especificas de cada paciente. De acuerdo a su experiencia los terapeutas organizaran el orden de ellas y eliminaran o agregaran otras.

- Proporcionar permiso a la mujer para ser sexualmente activa.

Inicialmente es muy importante lograr que la paciente sienta que su deseo de mejorar su vida sexual es válido. La mayoría de las mujeres que se acercan a la terapia sexual tienen una actitud ambivalente y siente vergüenza de interesarse en su vida erótica. Con la actitud y la información adecuada, el terapeuta debe mostrarle que forma parte de sus derechos en vivir una sexualidad saludable, placentera y responsable. Es conveniente felicitarla por su determinación a superar sus dificultades en el área de la sexualidad y mostrarle las consecuencias positivas que este paso le traerá en las otras áreas de su vida.

- Facilitar información actualizada sobre proceso de su funcionamiento sexual.

Es importante que la paciente comprenda la relación que hay entre sus pensamientos, sus emociones y su comportamiento cuando interactúa con una situación sexual. Cuando hay un estímulo erótico, su mente hace instantáneamente una evaluación de la situación en donde surgen pensamientos prosexuales o antisexuales. Estos pensamientos están relacionados con su historia anterior, sus opiniones, creencias y actitudes que pueden ser erotofílicas o erotofóbicas.
En el primer caso se producen emociones de agrado, placer, atracción y tranquilidad que llevan a acercarse e involucrarse con la situación sexual activando el SNA parasimpático. En el segundo caso la persona siente emociones de rechazo, desagrado, estrés e incomodidad con la situación sexual que son acompañadas por la activación del SNA simpático que inunda el organismo de neurotransmisores como la adrenalina que bloquean el natural proceso de la sexualidad.



PRINCIPALES MITOS SEXUALES FEMENINOS
Son muchos los mitos sexuales acerca de la sexualidad femenina. Algunos de los más comunes son:
-Las mujeres necesitan menos relaciones sexuales que los hombres. Falso. Las mujeres pueden y necesitan tanto como los hombres relaciones sexuales, de hecho en muchas parejas la mujer es la que se queja de la poca actividad sexual que desean sus compañeros.

-En la primera relación sexual coital (con penetración) vaginal se rompe el himen produciendo mucho dolor y sangrado. Falso. El himen no es un muro cerrado, tiene flexibilidad y un orifico que permite a las mujeres sin experiencia sexual usar tampones. Realmente lo que ocurre en la primera relación es que se agranda la abertura del himen. Si hay suficiente estimulación y tranquilidad la primera relación sexual puede darse sin dolor ni sangrado.

-El placer sexual se concentra en la vagina. Falso. Todo el cuerpo femenino puede ser una zona erógena si es acariciado adecuadamente. El punto de mayor sensibilidad y excitabilidad es indudablemente el clítoris, pero también son muy sensibles la boca, las orejas, el cuello, los pezones, la cara interna de los muslos y muchas áreas más.

-Existe un orgasmo vaginal y otro del clítoris. Falso. En realidad el orgasmo como respuesta es siempre el mismo, e involucra tanto a la vagina como al clítoris, entre otras partes del cuerpo femenino. Lo que varia muchas veces es el estímulo que predomina en la activación del orgasmo.

-Hay vaginas muy pequeñas, estrechas, donde no cabe un pene normal. Falso. La vagina típica es pequeña cuando la mujer no está excitada, pero a medida que aumenta la excitación, por las caricias eróticas, la vagina se expande y permite que el pene promedio penetre sin causar dolor o daño.

-La función primordial de las relaciones sexuales es el embarazo. Falso. El contacto íntimo tiene varias funciones: expresar el amor, producir placer sexual y reproducirnos.

-El deseo sexual se acaba con la menopausia. Falso. En esta etapa de la vida desaparece la posibilidad del embarazo pero la necesidad, el derecho y la capacidad de experimentar placer sexual no finaliza con la menopausia.

-Los orgasmos simultáneos ofrecen mayor placer que los experimentados de forma separada. Falso: es como pensar que la comida se disfruta más cuando ambos llegamos a comernos la última cucharada del plato al mismo tiempo. Lo peor es cuando la pareja se obsesiona con esta idea. Frecuentemente es más placentero poder disfrutar sin presiones el orgasmo propio y, antes o después de éste, el de tu pareja. Así como es gratificante ver la emoción de tu pareja cuando recibe un regalo tuyo, así es muy placentero ver a tu pareja gozando su orgasmo, algo que no ocurre cuando tú también estás viviendo tu orgasmo, ya que en ese momento tiendes a desconectarte de todo lo que te rodea. Este mito es muy negativo porque pone a las personas a preocuparse por el ritmo y la velocidad para estar a la par del otro y le quita la espontaneidad y tranquilidad necesaria en la intimidad para lograr la plenitud erótica.


 - Facilitar el cambio de rutinas en la vida de pareja.

Agregar, modificar, rescatar y/o fortalecer actividades de la pareja sola que se aparten de la vida rutinaria, como una cena en un ambiente romántico, visitar un sex-shop para mirar y escoger un juguete sexual que les agrade a los dos o recibir una sesión de masajes relajantes en pareja con el ambiente agradable de un SPA.

- Disminuir los niveles de estrés.

Para el manejo de la ansiedad es importante entrenar a la paciente en técnicas de relajación. El yoga y las técnicas de meditación y visualización también son útiles en esta área. En el Centro de Psicología y Sexología utilizamos frecuentemente la terapia biofotónica.
  
- Fortalecer el piso pélvico.

Reconocer los músculos del área genital y ejercitar los pubococcigeos con ejercicios similares a los de Kegel ayudan a facilitar el orgasmo y permiten incrementar el placer de ambos miembros de la pareja. En el Centro de Psicología y Sexología tenemos entrenamiento en pompoarismo, que además incrementa la autoestima de las pacientes.

- Facilitar la comunicación sexual con la pareja.

Aprender a expresar sentimientos y emociones, saber escuchar sin interrumpir al cónyuge, expresar y recibir adecuadamente elogios, son algunas de las habilidades que debe aprender la paciente y su pareja.
Las sesiones en grupo para ver videos eróticos educativos, como los elaborados por el Sinclair Institute de New York, son útiles para disminuir la vergüenza y facilitar la expresión tranquila de las opiniones y deseos sexuales. “Volviéndose orgásmica” es una de las mejores películas desarrolladas por este instituto, con base en el trabajo de Joseph LoPiccolo.

- Entrenar a la paciente en la solución de conflictos.

Muchas de las dificultades en la relación conyugal, que repercuten en la actividad sexual, se deben a la dificultad para manejar adecuadamente los problemas y conflictos de la vida diaria. La deficiente asertividad de muchas pacientes amerita el dedicarle tiempo a esta área, tanto como para mejorar la comunicación como para facilitar la solución de conflictos.

- Tareas eróticas específicas.

Los ejercicios eróticos más utilizados frecuentemente son: placereado sensorial sensual, placereado sensorial total, autoestimulación sensual con imaginación, autoestimulación sexual con fantasía erótica y coito no exigente (ver anexos).

- Superar los problemas específicos que se presentan durante el desarrollo de los ejercicios eróticos.

Las tareas eróticas son situaciones que ponen a la paciente en contacto directo con sus temores y ansiedades. Como es natural en dichas circunstancias hay fuerzas que ayudan a desarrollar los ejercicios (como la motivación por superar las dificultades, el placer natural que proporciona el contacto físico, etc.) y fuerzas que tienden a evitar las tareas (como la ansiedad o el miedo a fracasar y quedar mal ante la pareja, etc.). Estas fuerzas generan situaciones en donde la paciente no encuentra el tiempo o se le olvida hacer los ejercicios. Es útil ayudarle a entender lo que le está ocurriendo en esos momentos en los cuales ella evita la tarea para no sentir las molestias que le implica entrar en contacto directo con su sexualidad.



Referencias
Acuña, A.; Nader, L.; Palacio, M. y Guerrero, P. (1987) Taller precongreso: Terapia Sexual. IV Congreso Colombiano de Sexología. Medellín, 9-12 de octubre
Alvarez-Gayou, J. L. (1986) Sexoterapia integral. México: Manual Moderno.
American Psychiatric Association (2013) Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. V Edition. Washington: APA.
Annon, Jack (1976) Behavioral Treatment of Sexual Problems. Harper & Row - Medical Department.
Flores Colombino, Andrés (2000) Disfunciones y terapias sexuales del 2000. Montevideo: A & M Editores.
González, J. M. (1984) Taller precongreso: Terapia Sexual. IV Congreso Latinoamericano de Análisis y Modificación del Comportamiento. Lima, 25-28 de abril.
González, J. M. (2001) Colombia: Sexual dysfunctions, counseling and therapies. In: Francoeur, R. (Ed.) International Encyclopedia of Sexuality. Volume IV. New York: Continuum, P 77-79.
González, J. M. y Canton-Dutari, A. (1983) Taller precongreso: Terapia Sexual. III Seminario Colombiano de Sexología. Barranquilla, 25-28 de abril.
González, J. M. y Lacera, N. (2001) Terapia Sexual en el III milenio. Barranquilla: Editorial Antillas.
Hernández, Rubén (1999) Avances en el tratamiento de los trastornos sexuales. En: Revista Terapia Sexual, Brasil, Vol. 2, No. 2, p. 77-88.
Kaplan, H. (1978) La nueva terapia sexual. Madrid: Alianza.
Kolodny, R.; Masters, W. y Johnson, V. (1979) Textbook Of Sexual Medicine. Boston: Little, Brown Company.
Kusnetzoff, Juan Carlos (2003) La mujer sexualmente feliz. Del mito a la verdad científica. Buenos Aires: Ediciones Granica S.A.
LoPiccolo, J. & LoPiccolo, L. (1978) Handbook of sex therapy. New York: Plenum Press.
Masters, W.; Johnson, V. & Kolodny, R. (1996) Eros. Los Mundos de la Sexualidad. Barcelona: Grijalbo.
Rodrígues, O. (1999) Focalizacao sensorial modificada. En: Revista Terapia Sexual, Brasil, Vol. 1, No. 2, p. 57-60.
Rubio, Eusebio (1997) Taller precongreso: terapia sexual. X Seminario Colombiano de Sexología. Barranquilla, 1-3 de noviembre. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario